Responde la Aduana: Los viajeros sí pueden importar | Cubadebate


 

Responde la Aduana: Los viajeros sí pueden importar | Cubadebate.

Sobre las recientes medidas de la Aduana en Cuba, el diario Granma dialogó con Idalmis Rosales Milanés y Miguel Núñez, am­­bos vicejefes de la Aduana.La existencia de estos instrumentos no significa que la Aduana deba hacerle a cada viajero un conteo de todo lo que trae. Ni lo hemos hecho ni es posible hacerlo, porque hay que continuar garantizando el paso ágil de los pasajeros por los aeropuertos, siempre y cuando cumplan con las regulaciones establecidas.

La Aduana informa sobre nuevas normas para la importación de productos ( PDF) | Cubadebate


 

La Aduana informa sobre nuevas normas para la importación de productos ( PDF) | Cubadebate.

La Aduana General de la Re­pública (AGR) emitió nuevas normas para la importación de productos sin carácter comercial, dirigidas a todas las personas que arriben al país o reciban envíos desde el ex­tranjero, las cuales aparecen publicadas esta mañana en la Gaceta Oficial no. 30 y entrarán en vigor a partir del primero de septiembre. Se trata de cuatro resoluciones, tres de la AGR y una del Ministerio de Finanzas y Precios.

¿Qué es lo que pasa en mi “aduana” caramba?


MichelPor: Michel Álvarez Morales

Camino al aeropuerto:

Llegó la hora de la verdad, fuimos directamente a la terminal 3, en estos momentos se encuentra en reparación, excelente obra, ya que la están ampliando y esto va a favorecer en muchas cosas a los viajeros, pero bueno, este no es el tema.

Mi compañera planteó su situación en la puerta principal y al cabo de unos minutos fue atendida, llevo un tiempo largo el proceso aduanal y ¡taran, taran! al poco rato salió mi compañera con el primer equipaje, abierto y con la seguridad que le había puesto con candados, toda arruinada, ¿quién lo hizo? no se sabe, vaya usted a saber, es la pregunta del siglo, y lo mejor de todo, no encuentras la respuesta nunca.

Bueno, seguimos buscando el segundo equipaje, lo localizaron en la terminal 5, para allá fue mi compañera, gracias a la amabilidad de una joven aduanera, su esposo llevó a mi compañera hasta allá, pero al regreso, un amable taxista le arranca de su monedero 100 pesos desde la terminal 5 hasta la 3. Sumen dinero caballeros, eso sin contar lo gastado en meriendas y baños públicos.

Cuando logro llegar donde estaba mi compañera con el segundo equipaje, ¡taran, taran! equipaje abierto y arruinada la seguridad que tenía con candados, pero bueno, ¿quién lo hizo? no se sabe.

Disculpe tanta lata amigo lector, pero consideré importante hacer esta historia, porque a mi compañera y a mí, nadie nos pagó el dinero que gastamos para resolver este problema, hasta incluso, yo tuve que pedir 500 pesos prestados.

En resumen, a mi compañera le faltan varias cosas en sus dos equipajes gracias a los compañeros de la aduana que violaron los parámetros éticos-profesionales y por los cuales han sido nombrados para mostrar una imagen positiva que represente a nuestro país en esta frontera.

Pero la historia no termina aquí, en el momento que esperaba a mi compañera con sus equipajes, por casualidades de la vida instauro una conversación con una joven que se encontraba esperando a su esposo que también se le habían extraviado sus maletas en un vuelo PanamáCuba, la misma me cuenta que le pide permiso para ir al baño a realizar necesidades fisiológicas al compañero que se encontraba en la puerta que da acceso al interior de la terminal y éste le responde que no se puede, pero inmediatamente el compañero le dice “tanto que uno los ayuda a ustedes y no son capaces de regalarle a uno aunque sea un refresco”. Yo no quería creer eso, y solo pensaba, por favor hasta qué punto hemos llegado nosotros, que falta de ética profesional de este compañero.

Otro criterio que escuché fue de una niña de 13 años que se unió a la plática, bueno cosas del cubano que se mete en todo, ya eso viene en nuestra sangre, la niña contaba que en el momento que revisaban sus equipajes los compañeros de la aduana, una mujer un poco ya mayor de edad, le dice “porque tu no me regalas 4 de los jabones que llevas en ese equipaje”, yo razonaba aquello y me decía, esto no puede ser posible por favor.

Quiero dejar algo claro, no todos los trabajadores de la aduana de mi glorioso país asumen posiciones negativas como estos casos que exponía anteriormente, tenemos excelentes compañeros que laboran allí con una destacada participación en las misiones que se les asignan, y defienden por sobre todas las cosas, los principios revolucionarios y éticos de esta institución. Sigue leyendo

Dos viajes y un motivo


MichelPor: Michel Álvarez Morales

Quisiera aclarar antes de comenzar con mi comentario que no estoy haciendo un trabajo de corte periodístico, la intención, es exponer mis vivencias en un viaje que tuve que realizar a La Habana por cuestiones personales junto a mi compañera de vida y amor.

La historia es la siguiente:

Mi compañera es estudiante residente de segundo año de medicina con nacionalidad hondureña, actualmente se encuentra cumpliendo con su deber en la provincia Granma, municipio Media Luna,  por sus resultados obtenidos en el primer año de residencia médica y una vez concluido el curso escolar 2012-2013, se le concedieron 21 días de vacaciones en su país natal, comprendidos entre el 10 de agosto hasta el 31 de este mismo mes, las que disfrutó junto a sus familiares e hija.

Como es lógico el 31 de agosto tuvo que regresar a nuestra patria para continuar con sus estudios, el traslado lo realizó en el vuelo Honduras-Cuba, con una breve escala en Belice, el avión arribó en horario de la noche, recuerdo eso porque mi compañera me llamó unos minutos después de haber arribado, eran aproximadamente las 12:00 de la noche.

Ya en Cuba, después de una larga jornada de chequeo de equipajes en la aduana, se les informa que muchos de estos los tuvieron que dejar en Honduras y Nicaragua porque el avión estaba sobrecargado, una respuesta que no agradó a la mayoría de los pasajeros, particularmente a los estudiantes que regresaban a Cuba para continuar con sus estudios.

Gracias a dios mí compañera se pudo trasladar a Media Luna sin dificultades y con su llegada a este municipio comenzaba la batalla titánica, “la aduana”, la reclamación de los dos equipajes que le faltaron. Para que contarte hermano(a) como decimos en buen cubano. En estos trámites mi compañera gastó más de 120 pesos en recargas a su tarjeta propia de ETECSA para llamar a la aduana al compañero responsable de esta tarea, siempre que llamaba, nunca estaba y nadie daba una respuesta clara del asunto.

Mi compañera tomó la alternativa de reclamar desde su país natal por medio de su mamá, gracias a ella supimos de la llegada del primer equipaje que fue el sábado 7 de septiembre y el segundo que llegó el sábado 14 de septiembre; continuaron las llamadas a la aduana al compañero responsable, en esta ocasión tuvimos la oportunidad de encontrarlo dos veces, mi compañera le preguntaba por sus equipajes hasta presentando por esta vía los números que le habían otorgado a cada maleta para que él los buscara en la lista de equipajes extraviados, la dichosa lista nunca aparecía, nunca le dieron una respuesta clara a mi compañera.

Otra variante que aplicamos fue llamar al aeropuerto de Holguín para verificar si las habían mandado para allí, puesto que a muchos de los pasajeros le acercaron un poco sus equipajes a las provincias donde estaban haciendo estancia, pero al llamar nos informaron que no estaban en Holguín, es decir, continuaban en La Habana.

Nuestra libreta de contactos telefónicos adjuntó más de 10 números a los cuales realizamos varias llamadas y nuestros bolsillos lloraban del gasto que estábamos haciendo.

Al ver tantos problemas, decidimos partir para La Habana el viernes 20 de septiembre, llegamos a la Ciudad de Bayamo alrededor de la una de la tarde y marcamos en la lista de espera, y espera, y espera, y no llegaba nada para la capital, bueno al final nunca llegó nada, tuvimos que pernoctar allí en la terminal, los pies de mi compañera superhinchados, pero siempre firme en la búsqueda de sus equipajes. Sigue leyendo