Mi patio verde, con Mabel Núñez Sánchez


Mabel Núñez Sánchez, con su bonsái

Por: Michel Álvarez Morales

Era una tarde de domingo y  pasaba frente a la casa de la vecina Fita, motivado por una rosa que posaba para mi cámara en su jardín, decidí  tomarle una foto; rápidamente iniciamos una plática sobre las plantas y  me contó de otra vecina que tenía un jardín más espacioso y cargado de flores, sin esperar más, salimos para su casa.

Galería de fotosVer galería de imágenes en Facebook

Llegamos en un horario complicado,  alrededor de las dos de la tarde, la compañera estaba durmiendo, pero ya que estábamos allí, decidimos esperar en las afueras de la casa hasta que se levantara.

Pasada media hora, vimos abrir la puerta del frente, apareció un rostro sonriente que nos invitó a pasar y allá fuimos, mi primera fotografía la tomé en la entrada de su casa, un manto de flores de diferentes colores reciben al visitante y resultan muy agradables a la vista, de veras  me temblaban los dedos por pulsar el botón de mi cámara y tomar las fotos.

Fita me presentó a su colega Mabel, así me dijo que se llamaba, y yo por su puesto también me presenté con mucha cortesía.

Luego, lo que nunca pensé ver, en su patio esperaban por mí cientos de plantas florecidas y listas para posar en el lente de la cámara, sin más comencé a fotografiar. Estuve más de una hora concentrado en mi tarea y muy emocionado en lo que estaba haciendo; en un momento sentí que había logrado una comunicación con las plantas de Mabel, aprecié que me llamaban para que apuntase a ellas y tomara la instantánea, cada vez que obtenía una, parecían princesas vestidas de novia.

Al terminar mi sección de fotos tuve la oportunidad de conversar con Mabel sobre aquel hermoso jardín que estaba a nuestro alrededor, y su dedicación a las plantas, de esta forma comenzó la plática:

¿Cuándo inicia Mabel su entrega a las plantas?

Comencé desde muy pequeña a cuidar de las plantas, es algo que fue inculcado en mi madre por mi abuela y luego de mi madre hacia mí. Tuve mi primer jardín en el año 2000 y desde ese momento, toda una vida la he pasado cuidando de ellas porque me encantan, son mi vida.

¿Qué tiempo dedicas al cuido de ellas?

Siempre que tengo la posibilidad estoy con ellas, cuando me levanto mientras hago el café le doy una mirada y antes de irme al trabajo vuelvo a pasar por mi jardín, sucede como si me tuviera que despedir de ellas. Luego cuando regreso del trabajo a mi almuerzo o en el horario de la tarde paso por mis plantas nuevamente, así me entretengo un poco -Mabel sonrió y en sus ojos aparecieron lágrimas de emoción-.

¿Pudieras hablarme de algunas de las variedades de plantas que conservas en tu jardín?

Bueno, entre las que tengo se destacan los trébol, en este caso tengo de diferentes colores, blancos, morados y rosados, tengo un bonsái es un Fico, también distintos tipos de begonias, helechos, malangas, orquídeas, cactus y plantas de fresas, naranja de jardín, granada de jardín, entre otras.

¿Alguna relación íntima entre Mabel y las plantas?

-Cuando le hice esta pregunta no paraba reír- Bueno sí existe una gran y hermosa relación entre mis plantas y yo, hasta el punto que hablo con ellas, les comento sobre mi vida personal y profesional mientras las atiendo, es decir, siento como que se establece una comunicación entre ellas y yo ¡son mis consejeras y a la vez me siento gratificada porque ellas me complacen y toda la dedicación que tengo me la retribuyen cuando florecen, de verdad que es mi mayor placer y alegría verlas florecer!

Si veo alguna triste le pregunto qué le pasa y trato de salvar a mi planta, en ese caso es como si tuviera a mi hija enferma y me dedico mucho a esa planta.

Siento un refugio en ellas cuando estoy triste, eso si no te lo puedo negar, y siento que en ese momento se dan cuenta de mi tristeza, en esos casos sucede algo hermoso, me brindan felicidad y amor, te soy sincera yo siento eso con mis plantas, ellas son mi equilibrio psicológico.

Yo: me puedes hablar sobre alguna experiencia que hayas tenido con una de tus plantas, por ejemplo si la has encontrado triste.

Bueno mira, sí la tuve, me sucedió con la naranja de jardín, esa vez estaba llena de flores y por el medio del tallo la planta estaba sufriendo porque se iba secando, entonces le di un corte para eliminar la parte dañada y me puse muy mal porque pensé que mi planta iba a morir.

Después de varios días la planta comenzó a florecer y posteriormente a dar sus frutos, hasta la fecha ya mi planta tiene un año de haber pasado por esa situación.

Yo: ahorita me hablas del bonsái que tienes y eso me dejó con dudas, cómo lograste esta maravilla porque conozco que la técnica para hacerlo es compleja, cómo pudiste aprender este arte.

Mira mi bonsái tiene quince años -me sonrío con ella-, sí tiene quince años, el 3 de enero tuvo su cumpleaños, yo lo adoro y es mi preferido, no tuve nunca las técnicas necesarias para lograrlo, pero viendo por la televisión los programas donde se hablaba sobre ellos pude adquirir una orientación y me atreví a hacerlo, y lo logré como ves.

Yo las quiero a todas mucho, mucho, pero él es mi adoración. Ahora estoy tratando de hacer uno con la planta de la grosella, vamos a ver si lo logro.

El sentimiento más íntimo que he encontrado en mis plantas es la dedicación, atención y amor que les tengo, es lo más hermoso a parte de mi hija y mi madre, es como tener otros hijos a mí alrededor.

¿Recibes ayuda de alguna persona en particular para atender el jardín?

Las personas que me ayudan son mi madre y mi hija de veinte años, son las personas que directamente están siempre conmigo y ahora que mi sobrinita comienza a interesarse por las plantas, también brinda su granito de arena.

También tengo colegas con las cuales intercambio plantas, nos visitamos y hacemos conversatorios sobre éstas y de esa forma nos ayudamos porque vamos adquiriendo nuevos conocimientos y variando el jardín, ya que aparecen nuevas plantas que no teníamos.

¿Has recibido algún reconocimiento por esta labor que realizas?

Sí, tengo referencia municipal, porque también cultivo plantas medicinales y frutales -es decir, que solamente no te dedicas cultivar las plantas de jardín-, así es, cultivo la ruda, mejorana, manzanilla, menta y sábila.

Dentro de los ejemplares frutales tengo mamón, mango, guayaba, plátano fruta y tamarindo.

Quedé muy emocionado con aquella humilde mujer, trabajadora de la Dirección Municipal de Cultura, la cual ha sabido combinar trabajo, hogar, jardín más todas las obligaciones que tiene en el plano personal, en verdad es de admirar todo lo logrado por Mabel.

Después de esta última pregunta realizada a Mabel apareció su mamá con un delicioso café,  Fita cafetera de nacimiento al igual que yo, disfrutamos de aquel conquistador aroma. Decidí dejar para luego algunas interrogantes que me quedaban por hacer a Mabel, ya que estaré nuevamente en su patio cuando florezcan otras plantas que aún no es su periodo.

Fita y yo terminamos despidiéndonos de Mabel y su familia, ya casi anochecía, dejamos fijado otro encuentro con ella y sus plantas ¿Cuándo será? ustedes luego lo sabrán, es una sorpresa que Mi patio verde siempre les tendrá.

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s