¿Cambio de turno, de unidad o de gastronomía?


José Alejandro Rodríguez

José Alejandro Rodríguez

Por: José Alejandro Rodríguez • acuse@juventudrebelde.cu

Información de Juventud Rebelde. Edición Digital

Antonio Moisés Cedeño (Teniente Rey No. 10406, entre Oficios y Mercaderes, Antonio Moisés Cedeño) se encontraba de visita en Media Luna, provincia de Granma. Y el pasado 5 de agosto decidió invitar a cuatro pequeños primos que viven en zonas rurales a almorzar en el establecimiento La Pizzería, que está al lado del policlínico municipal de la localidad.

Los niños no se saciaron y querían repetir. Cuando Antonio llamó a la empleada para solicitarle más pizzas, eran cerca de las dos de la tarde. Y esta le dijo que debían salir de la unidad y esperar en la acera a que se hiciera el cambio de turno, se cuadrara la caja y se limpiara la unidad. Que luego entrarían y el turno siguiente los atendería

Defraudados los niños, Antonio decidió pagar por el servicio e irse. Solo volteó el rostro para dar una última ojeada a la pizzería: mesas con manteles lo suficientemente sucios de salsa de tomate, queso y líquidos, con un ejército de moscas, en medio del sopor del mediodía.

Él conoce, por sus visitas de años a Media Luna, del mal endémico de esa unidad. Nada cambia. A la falta de higiene, se une el vestuario y el porte de los empleados, su comportamiento. «Por cierto —dice—, la tablilla de ofertas tiene varias faltas de ortografía, y parece que quien las hizo las repartió por muchas unidades comerciales del municipio».

El primo y los cuatro niños decidieron refrescar la calentura en la heladería El Sondy, muy cercana: no había ni un comensal. Los niños se sentaron alrededor de una mesa y Antonio trajo una quinta silla desde otra.

¡Sacrilegio! La dependienta le dijo que eso no se podía hacer, pues estaba establecido por la Dirección de Comercio que cada mesa llevara cuatro sillas. Y no se podía agregar otra.

Por supuesto, desistieron: «Terminamos nuestro paseo en la casa de un buen amigo, que nos brindó dulces y helados. Fue así que con ese gesto noble pudimos endulzar el amargo sabor de nuestros reveses», refiere Antonio.

La escena es demasiado conocida en el tiempo. Ojo con esas calamitosas unidades gastronómicas estatales que nos las sabemos de memoria. Si las no estatales —en franca expansión— siguen subiéndoles la parada con un servicio de mayor calidad y personalizado, aquellas van a terminar atendiendo a las moscas como comensales…

Anuncios

2 pensamientos en “¿Cambio de turno, de unidad o de gastronomía?

  1. amigo mio, lamento tan lamentable suceso en mi pueblo, es verdad que la indolencia es algo tan cruel que nos sucede y lo vemos tan a diario que nos lastima, en verdad hace ya mas de un año no voy por mi tierra, ahora vivo en camaguey, pero tengo amistades que han estado por esos lares y me cuentan cosas diferentes a las que vivio su amigo y familia, no dudo de su verdad pero lo mas importante es que tenemos que luchar contra esos males

  2. En sentido general la paso bien en Media Luna, contra cualquier obstáculo o distancia siempre voy, al menos una vez al año. Pero lo narrado aquí no es exageración mía. Con mucho dolor tuve que soportar esa situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s